sábado, 17 de noviembre de 2012

La tapicería perfecta

Mariano Fortuny y Madrazo (1871 – 1949) inició su vida  artística como pintor, siguiendo los pasos de su padre, Mariano Fortuny y Marsal, y de su abuelo materno, Federico Madrazo. Posteriormente se dedicó a la fotografía, la escenografía y el diseño industrial y de moda. En muchos de estos campos destacó por sus innovaciones, recibiendo el nombre del “Pequeño Leonardo”. Pero quiero referirme a su trabajo en el diseño textil.



Tal vez,  la tela más “popular,” entre todas las creadas por Fortuny, sea el plisado, que patentó en 1909, y con el que diseñó el famoso vestido  “Delfos”. La túnica está hecha con cuatro piezas de tela unidas por minúsculos cristales de Murano. En su época fue usada por Isadora Duncan y Peggy Guggenheim, entre otras celebridades.
La Fundación Caixa Catalunya organizó una exposición dedicada a Mariano Fortuny en la Pedrera en 2010. Allí pude ver sus diseños y tapicerías. Una auténtica maravilla que, por supuesto, puede seguir usándose en cualquier decoración. Las telas son de un estampado perfecto.



Mariano Fortuny tuvo una vida muy interesante, dedicado a diferentes facetas artísticas y artesanales, viviendo en distintas ciudades. Hijo del pintor Mariano Fortuny y de Cecilia Madrazo,  fue educado en un ambiente muy culto. Su madre poseía una colección de textiles y artes decorativas árabes y orientales antiguos, que el artista pudo estudiar.

De origen granadino, vivió en París y en 1881 se trasladó a Venecia, donde instaló su taller en el Palacio Pesaro degli Orfei. Actualmente este palacio acoge el Museo Fortuny y fue donado a la ciudad por su esposa Henrietta Negrín. El edificio albergó el taller del artista hasta que compró una fábrica en la isla de Giudecca, también en Venecia, y empezó a confeccionar allí sus textiles. La fábrica todavía utiliza las máquinas que Fortuny puso en marcha en 1922.
Mariano Fortuny desarrolló y patentó un proceso para imprimir telas con pigmentos metálicos, de modo que los estampados parecieran estar tejidos. Usaba bronce y cobre para un efecto dorado, y el aluminio para los tonos plateados.



Considerado uno de los grandes maestros en diseño textil, combinó una estética tomada de épocas anteriores y métodos artesanales, con técnicas nuevas para su época. Se inspiró en sedas italianas de los siglos XIV y XV. La ciudad de Venecia, donde estudió el Renacimiento, también influyó en los diseños de sus telas: representaba racimos de uvas y granadas, motivos muy utilizados en dicho movimiento artístico. 
Experimentaba técnicas de impresión sobre terciopelos de seda, usando bloques de madera para grabados, y creó nuevos sistemas de estampación. Mariano Fortuny estampaba colores usando fórmulas de antiguos recetarios y utilizaba siempre pigmentos naturales, que preparaba personalmente.
Tras la muerte de Fortuny se dejaron de fabricar sus terciopelos estampados, por orden de su esposa Henriette, que vendió la fábrica a la Condesa Gozzi. La fábrica sigue funcionando actualmente. También, se tiraron al canal los últimos tintes elaborados por el artista.


Fuentes y fotos:
www.fortuny.com




1 comentario: