sábado, 22 de diciembre de 2012

Appliqués primorosos para novias del siglo pasado

Para el post de hoy me he inspirado en la fotografía de boda de mi bisabuela Marina del Rosal. Ni que decir tiene que el novio era riquísimo. (Me abstendré de hacer comentarios sobre el bello rostro de mi antepasado indiano).


Por el año de nacimiento de mi abuela, y teniendo en cuenta que era la menor de tres hermanos, calculo que la fotografía se tomó entre 1905 y 1910. En esa época la tendencia en los vestidos de novia era no marcar tanto la figura y usar cortes imperio (ceñidos bajo el pecho). Los trajes empezaron a ser más cortos, aunque este todavía mantiene una pequeña cola.
Callor Soeurs, vestido de noche 1910-12. Metropolitan Museum of Art

Me ha costado mucho conseguir saber de qué tela era el vestido. Con toda seguridad la base es seda, pero se superponen capas de una puntilla bordada en relieve y con "appliqués". Ni siquiera en las imágenes de los museos consigo ver esa especie de encaje de bolillos con flores en relieve (imagino que llevarían una entretela, para dar volumen).
Pañuelo, posiblemente de Emma Radford (1837-1901). Metropolitan Museum of Art

Existe gran cantidad de información interesante sobre las telas para vestidos de novia. Aunque, actualmente no se usan telas que se asemejen a la de mis investigaciones, supongo que está en desuso por la complejidad de su confección, ya que los motivos se creaban con los puntos del encaje. Estas son las direcciones de algunas páginas 

Clutch victoriano para sobres (1910) en organdí de seda y bordado Madeira
Puesto que no he encontrado la definición exacta, he tomado fotos de otras prendas que también fueron de mi bisabuela. Una mañanita hecha en "appliqué" y unas braguitas (el diminutivo está de más porque iban de la cintura a la rodilla). 

Algunas de las prendas conservan la etiqueta de la casa en que se confeccionaron: "Casa Masaveu. Oviedo". No sé si todavía existe como tal. Sí hay unas bodegas con ese nombre, pero no he encontrado en internet una casa de bordados o costura con ese nombre. 

¡Cómo ha cambiado el mundo! Debía ser incómodo llevar tanta ropa, pero hasta la más fea estaría favorecida con telas tan preciosas. 
Fotos:




No hay comentarios:

Publicar un comentario