miércoles, 21 de octubre de 2015

Toshiko Horiuchi-MacAdam permite a los niños jugar con el arte

¡Por favor, no toquen las obras de arte! No será una frase de esta artista textil japonesa. En las fotografías de sus exposiciones aparecen niños colgándose y jugando en ellas. Creo que refleja un espíritu muy femenino (últimamente estoy insportablemente feminista): ese sentido práctico de las cosas, no nos tomemos el asunto excesivamente a la tremenda, pero trabajemos con tenacidad para alcanzar un objetivo perfecto.

Wonder Space II. Toshiko Horiuchi MacAdam. Hakone Open Air Museum. Foto: Masaki Koizum
Toshiko Horiuchi MacAdam. Hanoke Open Air Museum. Foto: Masaki Koizum

Los trabajos de Toshiko Horiuchi son enormes creaciones, a caballo entre la escultura y la instalación, que ocupan la totalidad del espacio arquitectónico y crean un lugar de juegos para los niños o reproducen la sensación de una iglesia románica. Su trabajo Wonder Space II, instalado en 2009 en el Hanoke Open Air Museum, está repleto de colores brillantes y alegres, círculos y esferas, formas amables que invitan al juego y a la alegría de vivir. Recuerda a una inmensa telaraña, que acoge a sus hijos para jugar con libertad y osadía en ella. Según relata la propia artista, ver como una de sus esculturas textiles tomaba vida cuando unos niños se subieron a ella mientras se exponía en una galería le decidió a seguir esa vía, porque se "dio cuenta de que justo quería esa conexión entre la gente y la obra en este preciso momento (no dentro de cien años)".
Toshiko Horiuchi-MacAdam ha llegado a sus creaciones tras un concienzudo trabajo de investigación, dirigido a dilucidar dos preguntas que se planteó al dejar su trabajo como diseñadora textil en la empresa Boris Kroll de Nueva York. En primer lugar, sus dudas sobre por qué aplicar diseños planos a los textiles y, posteriormente, definir qué es un textil. Su obra se inspira en la arquitectura de Antonio Gaudí, con las formas basadas en la naturaleza y en la gravedad "vuelta del revés", así como en las mezquitas de Isfahan (Irán). Cuando vio las obras de Gaudí se dio cuenta de que están naturalmente relacionadas con lo textil. Las cúpulas de Isfahan dieron respuesta a sus preguntas, por la fusión de las cúpulas y los azulejos que las recubren, formando un todo. Toshiko Horiuchi continuó investigando durante quince años, buscando comprender la transformación de la línea (hebra) en un elemento tridimensional. Este segundo esfuerzo de reflexión se plasmó en su libro "From a line".

Toshiko Horiuchi MacAdam. Hanoke Open Air Museum. Foto: Masaki Koizum
www.archdaily.com Toshiko Horiuchi-MacAdam

En sus inicios trabajó en el entorno del fiber art de los años 70, siendo una destacada figura en dicho movimiento. Su primer proyecto público, en 1979, fue para un parque nacional en el sur de Japón. Suele utilizar hilos de nylon, trabajando a mano tejido de agujas o punto de ganchillo. Gran parte de sus obras son de gran tamaño, bajo ellas es posible deambular y sentirse en una iglesia, como en el caso de Fibre Columns/Romanesque Church o crear un lugar de juego para los niños, en Wonder Space II. En la entrevista que concedió a la revista de arquitectura Archdaily da una interesante explicación sobre la búsqueda intelectual y técnica que le ha llevado hasta sus creaciones; cómo estudia el espacio y la luz, calcula las áreas, la cantidad de material a utilizar, con qué técnica trabajará y cómo planifica sus creaciones. La mayoría de su trabajo "implica ideas o referencias arquitectónicas", interesándose por "cómo la forma es creada a través de la tensión y la gravedad, incluyendo el propio peso del material y las estructuras textiles".
Toshiko Horiuchi MacAdam. Esquema de Wonder Space II
Toshiko Horiuchi MacAdam. Hanoke Open Air Museum. Foto: Masaki Koizum

Toshiko MacAdam, Toshiko Horiuchi de soltera, nació en Japón en 1940. Actualmente vive en Nueva Escocia (Canadá). Su formación académica se desarrolló en Japón (Tama Fine Arts Institute, Tokio) y  EEUU (Cranbrook Academy of Art, Michigan). También ha sido profesora en ambos países. Hoy en día, compagina su tarea de docente en la Universidad de Halifax, donde imparte la asignatura de moda en fibra de punto, así como su trabajo artístico, con la dirección de la empresa NetPlayWorks (fundada en 1990 junto a su marido). Desde esta empresa desarrollan "play sculptures" de modo comercial. El primero de estos parques se instaló en Tokio, ganado un premio nacional de diseño en 1992. A pesar de estar construidas en hilo, las estructuras tienen una larga durabilidad porque Toshiko MacAdam usa en sus creaciones nylon muy resistente. En su web explica que el objetivo de la firma es " crear grandes entornos textiles interactivos que funcionan como imaginativas y vibrantes exploraciones en el color y la forma, a la vez que proporcionan emocionantes entornos para jugar". Así la artista textil japonesa Toshiko Horiuchi crea "arte público para niños".
Fibre Columns/Romanesque Church. Toshiko Horiuchi-MacAdam. Museo Jean Lucrat, Angers
Toshiko Horiuchi MacAdam. Hanoke Open Air Museum. Foto: Masaki Koizum

Fuente:
www.pinterest.com
www.archdaily.com
www.metalocus.es
wikipedia.org
netplayworks.com
www.amazon.co.uk

No hay comentarios:

Publicar un comentario